lunes, 18 de agosto de 2014

¿DESPUÉS DEL VERANO? Nuestra piel se resiente

QUE TENEMOS QUE HACER PARA RECUPERAR LA PIEL
Cómo queda la piel después del verano y qué cuidados hay que seguir.


Durante los meses de verano y, debido a la concurrencia de diferentes factores estacionales como las altas temperaturas, el continuo sol sobre nuestra piel o la falta de hidratación, exponemos nuestra piel a una serie de situaciones en las que se ve seriamente dañada. Para compensar estos daños deberemos conocer una serie de recomendaciones o consejos para mantenerla hidratada y en las mejores condiciones para que nuestra piel siempre luzca radiante y saludable.

Todos los años hablamos de la recuperación de la piel después del verano. ¿Por qué?
Porque el exceso de sol provoca una cascada de radicales libres, dañinos para la preservación del ADN celular. El contacto con agua de piscina o agua de mar puede provocar sequedad en la piel y tendencia a la descamación. El avión, el aire acondicionado… también favorecen la sequedad. Además, las pieles grasas, nuestras favoritas, suelen tener efecto rebote después del verano. Al final la piel va perdiendo tono, elasticidad y luminosidad de forma progresiva. Esto por citar algunas causas…

¿Realmente es cierto que provoca todos esos estragos?
Si no se abusa, se tienen buenos hábitos solares y además se usa la cosmética indicada en cada caso, el sol no es malo, sino todo lo contrario. Broncearse no hace envejecer la piel si esta está bien protegida. Y ya hemos dicho mucha veces que el bronceado es la mejor forma de protegerse. Aún así, la piel agradece todos los cuidados que podamos darle.

¿Qué es lo primero que deberíamos hacer después de las vacaciones?
Lo primero sería un buen tratamiento facial, que siempre incluye una parte de limpieza, pero que además se acompaña de activos que recuperan la hidratación y flexibilidad de la piel.

¿Algún cuidado más?
Para quien quiere cuidarse un poco más, a partir de los treinta años más o menos, pueden empezar a hacerse tratamientos antienvejecimiento, reparadores, que mantengan la piel sana y bonita. La frecuencia y número de sesiones depende de cada piel.

¿Y para las pieles más maduras, con arrugas, flacidez…?
En ese caso lo ideal es hacer un “plan de ataque” y luego el mantenimiento. Analizar las prioridades, pautar el tratamiento a domicilio, fundamental para conseguir buenos resultados, y programar sesiones en cabina.

¿Y en el cuerpo?
Pues sin duda, lo primero sería una exfoliación e hidratación corporal completa. Ayudamos a eliminar todas las células muertas acumuladas y a recuperar el brillo natural de la piel. A partir de ahí, ¡todo lo que uno quiera y más!

Además, hay tratamientos estéticos que sólo pueden hacerse en invierno, ¿no es cierto?
Sí, hay determinados tratamientos que recomendamos, al menos, comenzarlos en invierno, pero la mayoría pueden realizarse durante todo el año. Es el momento ideal para tratar las manchas, y también para la depilación mediante luz, así como para eliminar arañas vasculares faciales y las estrías.
La Chinata nos presenta un completo Pack cuidado facial con todo lo necesario para cubrir las necesidades básicas que requiere nuestro rostro. Una edición natural  elaborada con los ingredientes más sanos, entre ellos, el aceite de oliva virgen extra ecológico La Chinata, procedente de aceitunas recolectadas en la Sierra de Gata-Hurdes.

Un regalo del que os hablare en el siguiente post.
Las manchas son la preocupación de muchos hombres y mujeres, sobre todo después del verano, que es cuando más acentuadas se ven. Lo mejor es hacer una valoración de cada caso en particular, para determinar el tratamiento más adecuado.

¿Cuál es el sistema que mejor funciona?
Hay manchas que se quitan con láser, otras con mascarillas y productos despigmentantes, otras con algún peeling químico específico… No es lo mismo tratar el melasma, que es una mancha de origen hormonal, con forma irregular y bordes difusos, que suele aparecer en el labio superior, frente o mejillas, que tratar los léntigos, que como su propio nombre indica, son manchas como lentejas, de mayor o menor tamaño, pero homogéneas.

¿Y en cuanto a la depilación?
Ese es un tema complicado, al que a veces no se le da la importancia que merece. Volvemos aquí a tener que hablar de la personalización del tratamiento, es fundamental. Además en los últimos meses ha habido importantes avances en este campo, que nos permiten eliminar vello rubio y fino, tratar fototipos más altos (pieles más morenas), así como mejorar los resultados que hasta ahora se ofrecían. Y lo que es aún más importante, todo esto con un aumento radical en la seguridad de uso.

Lo ideal es cuidarse durante todo el año, porque no hay mejor garantía de resultados que la constancia.



Gracias por leerme.

¡ Un besazo!